Sepa cómo diferenciar “urgencia” de “emergencia”

Sepa cómo diferenciar “urgencia” de “emergencia”

A pesar de que las palabras “urgencia” y “emergencia” son muy parecidas, su mal uso puede generar cierta confusión. Cuando se presenta una situación en la que se necesita ayuda, muchos acudimos a usarlas pero empleadas dentro de un contexto diferente, el cual nos impide comunicarnos de una manera correcta.

La palabra “urgencia” proviene del latín. Su significado se refiere a la cualidad de “urgente”, lo que se traduciría en una  “pronta atención”. Casi siempre corresponde a un panorama de salud, donde no existe mayor riesgo de perder una vida, pero sí conlleva a que el afectado sea atendido en pocas horas para evitar mayores complicaciones.

La urgencia es definida por la Organización Mundial de Salud como la aparición de un problema de riesgo variable que tiene una necesidad inminente de atención por parte del individuo que lo sufre. La OMS califica la urgencia como una patología, cuya evolución puede ser lenta y no necesariamente mortal. No obstante, debe ser atendida en, máximos, seis horas.

Cabe destacar que en los distintos hospitales disponen áreas de urgencia para tratar situaciones de este tipo. En estas zonas, sólo reciben a pacientes que requieren de una atención médica especial por poseer un daño que puede comprometer su salud, pero sin llegar a mayores extremos. Dolor de estómago, diarreas, crisis de asma leve y faringitis son algunos ejemplos de los casos habituales más que se presentan.

Ahora, cuando hablamos de una emergencia nos referimos a una circunstancia crítica de peligro inminente, en la que se requiere una actuación inmediata por parte de quienes se encuentra alrededor de una persona.

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), emergencia significa suceso o accidente. También puede definirse  como “una situación de peligro que requiere una acción rápida”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene como concepto de emergencia aquel caso en que la falta de asistencia conduciría a la muerte en tan solo minutos. Se dice que en una emergencia, la persona afectada puede llegar hasta a la muerte en un tiempo menor a una hora.

Entre los escenarios de emergencia más graves están: cuando la persona está inconsciente, si se sospecha de que haya podido sufrir un infarto o un paro cardíaco, si se observan graves quemaduras, cuando el paciente tiene dificultades para respirar; entre otras donde hay una alta probabilidad de perder una vida.

Para identificar una emergencia y una urgencia, debemos tener en cuenta todo aquello que sea de vital importancia. Aquello que no se puede aplazar por más tiempo y requiere una atención eficaz, es una emergencia. Por ello la importancia de conocer sus significados y emplearlos  de una manera correcta, para que ésta sea atendida con la inmediatez necesaria.

Para ambos casos, sólo tome las medidas necesarias, mantenga la calma y pida ayuda. Si está a su alcance, tenga siempre a la mano los datos más importantes de su Historial Médico y el de tus familiares cercanos, esto le ayudará a disminuir impactos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*