Incontinencia urinaria: un problema que se puede controlar

Incontinencia urinaria: un problema que se puede controlar

Pese a ser un problema que puede presentarse a cualquier edad indistintamente de género, son las mujeres mayores, que tras la menopausia, tienen más tendencia a desarrollar incontinencia urinaria. Evitar el problema demanda el control del consumo de líquidos, – en especial los que incrementan la diuresis – así como probar con ciertos remedios caseros ¿Cuáles? conózcalos a continuación.

¿Qué es la incontinencia urinaria?

Como su nombre lo hace entrever, se trata de la incapacidad por contener la orina; quienes la padecen, siente una imperiosa necesidad de orinar obligándose a correr para alcanzar el baño, lo que en repetidas ocasiones les es imposible, teniendo cierta pérdida, en especial frente a esfuerzos pequeños como reír o estornudar.

Tanto el tratamiento de ciertos fármacos, como infecciones urinarias pueden desencadenar incontinencia pasajera u ocasional; pero es de alarmarse cuando se vuelve un problema constante y demanda mayor esfuerzo para controlarle.

Remedios caseros para combatir la incontinencia urinaria

Como todo problema de salud, será primordial que lleve una dieta balanceada y optimice su peso; asimismo deberá prestar atención a los siguientes consejos que pueden ayudarle a lidiar con su problema:

  • Controle su consumo de cafeína, cerveza, refresco o alcohol pues son productos que incrementan la diuresis.
  • Evite el consumo de alimentos picantes o ácidos, ya que son irritantes de la vejiga
  • Orine con frecuencia, de ser posible, establezca un horario más o menos fijo para hacerlo
  • Fiscalice su ingesta de líquidos, le conviene varias veces de a poco, en lugar de una gran cantidad en un solo golpe
  • No beba nada 1 o 2 horas antes de irse a la cama.

La alternativa que no falla: ejercicios de Kegel

Esta serie de ejercicios no puede faltar entre los remedios contra la incontinencia urinaria – sobre todo – en el caso de las mujeres post-menopáusicas donde el problema se torna más habitual debido a la pérdida de la elasticidad y la tensión de los músculos del suelo pélvico.

Es preciso ahí donde actúan estos ejercicios, reforzando dicha musculatura junto a la de la uretra. Básicamente se basa en encontrar los músculos que han de ejercitarse; no es nada complicado, se trata de intentar detenerse cuando esté orinando, pues con ello localizará lo que debe reforzar.

Teniéndolo claro, repita la operación contrayéndolos estando de pie durante 5 segundos, para luego relajarlos 5 más y repetir el procedimiento alrededor de 12 a 15 veces, ciclo que a su vez, hará un mínimo de 8 veces al día.

Con lo sencillo que es – y tras adquirir práctica – los repetirá en cualquier momento sin necesidad de que alguien lo note, así que sea que se encuentre esperando en una fila, parada en el semáforo o simplemente hablando por teléfono ¡no deje de repetirlos!

Si bien, los remedios planteados puede ser de ayuda, es un médico el indicado para ofrecerle tratamientos cuando el problema y afecta su rutina cotidiana o sus relaciones sociales. No permita que algo que tiene solución, le condicione su forma de vivir por simple pudor o vergüenza, la incontinencia urinaria es en la actualidad un tema ampliamente tratado.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>