Hombres, se acabó el drama “por los pelos”

Hombres, se acabó el drama “por los pelos”

¿Qué pueden tener en común Rafa Nadal, John Travolta o Hilario Pino? Apartemente, además de ser personajes populares, nada. Pero lo cierto es que todos ellos nos sorprendieron un buen día con una apariencia distinta. Ellos – forman parte de una larga lista- se han sometido a técnicas de cirugía capilar.

Hace tan solo unas semanas pudimos ver como el ex ministro José Bono y el presentador Bertín Osborne, dos personajes muy conocidos, hablaban en prime time sin tapujos de haber  puesto fin a su pérdida de cabello gracias a un trasplante de pelo.

Parece que la confesión por parte de personajes populares de que se han sometido a un trasplante capilar y lucen con orgullo sus nuevas melenas, ha ayudado a desdramatizar un tema que para muchos sigue siendo tabú.

Tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, casi para la mitad de los hombres (40%) la alopecia llega a ser un problema que les trae de cabeza, nunca mejor dicho. Lo cierto es que, aunque no tiene por qué implicar problemas de salud, en muchos casos la calvicie puede provocar pesadillas. Es el resultado del enfrentamiento ante el espejo  lo que les hace sentirse menos atractivos y aparentar más años.

Poner fin a los mitos

Según los dermatólogos, la alopecia androgénica (la calvicie común) se puede presentar en cualquier momento tras acabar la pubertad.

Según los expertos, la pérdida de cabello, especialmente entre los hombre jóvenes (entre los 18 y 28 años), está marcada por factores hereditarios – de ambos padres- algo que por mucho que nos empeñemos, es imposible combatir.

Además de la herencia genética, las alteraciones hormonales, provocados por el estrés, la mala alimentación o el consumo de algunos medicamentos, pueden provocar la caída del cabello. En ningún caso el lavado, el uso de gorros, gomina o de tintes, van a provocar que nos quedemos calvos.

¿Qué técnica elegir?

Lo recomendable es ponerse en manos de los especialistas. Ellos nos asesorarán para la elección. Todo dependerá de la cantidad de cabello que se quiere injertar, de las unidades foliculares necesarias, de las expectativas del paciente y del tiempo de recuperación que se tenga disponible. Exponemos las más habituales.

Folicular Unit Extraction (FUE), es la técnica más elegida ya no se requiere de suturas. Se trata extraer uno por uno e implantarlos en las zonas marcadas. Está técnica se ha desarrollado muchísimo en los últimos años tanto que se puede llegar a implantar gran número de injertos en horas.

Follicular Unit Strip Surgery (FUSS) se trata de extraer una tira de unos 25 cm de largo por 1 cm de ancho de la zona superior de la nuca (la cicatriz quedará oculta) para posteriormente ir dividiendo en unidades foliculares que se irán implantando en pequeñas incisiones de unos 0,9 milímetros.

Ambos tratamientos son indoloros, se realizan con anestesia local y el paciente abandona la clínica el mismo día con unas instrucciones precisas que deberá seguir durante los siguientes días.

No solo para `vips´

¿Cuánto estaríamos dispuestos a pagar por volver a lucir pelo para siempre? No es necesario que la mayor parte de nuestros ingresos provengan de nuestra imagen, cada día es más fácil y más asequible los tratamientos.

El precio variará dependiendo de la técnica, la zona elegida y el número de implantes. Para evitar sorpresas de última hora, es fundamental acudir a un buen especialista que detalle qué está incluido en el precio del tratamiento (gastos de quirófano, anestesia, tratamientos, etc.).

Desdramaticemos, la alopecia es un problema que podemos solucionar, lejos de mágicos crecepelos, de una forma sencilla y un poco de paciencia.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*


*