Canek, representante de nuestra historia

Canek, representante de nuestra historia

La entrega y  la dedicación caracterizan  a uno de los más grandes luchadores que ha dado México; nos referimos a Canek, “El Príncipe Maya” , un verdadero ejemplo del deporte mexicano.

Entrega, dedicación, esfuerzo y amor por el deporte, son algunas de las palabras relacionadas a uno de los grandes luchadores que ha dado México, nos referimos a Canek, “El Príncipe Maya” que a sus 54 años de edad continúa en el gusto del público aficionado a la Lucha Libre; un verdadero ejemplo del deporte mexicano.

Originario de Puerto de Frontera, Tabasco, este gladiador inició su camino en el “deporte de los costalazos” desde muy temprana edad. “Comencé a entrenar lucha a los 13 años, soy un joven viejo dentro del deporte”, reconoció.

La virtud de este atleta, además de sus grandes hazañas en esta disciplina, es el gran amor que profesa por México, a quien lleva como gran estandarte a los países donde se presenta gracias a su llamativa vestimenta inspirada en nuestra cultura prehispánica.

“Canek es un nombre maya, fue un caudillo que se rebeló a los españoles y luchó contra todas las injusticias; al principio estaba pensando qué hacer para identificarme, para no ser un luchador más, quise llevar el símbolo de nuestras raíces, de nuestra historia, llevar parte de lo que es el Chac-Mol, Quetzalcóatl, el Hombre Águila, Palenque, el águila que sale en el peso mexicano e infinidad de filigranas mayas; soy un representante de nuestra cultura y de nuestra historia”, afirma con orgullo el veterano.

Para él, la actividad física representó una forma de vida que lo llevó a la cumbre en su especialidad y demostró que, pese a las carencias que vivió de niño, hay formas de salir adelante. Y lo consiguió gracias a la lucha libre: “Gracias al deporte he tenido todo, he alcanzado todas las metas, todos los proyectos que me he planteado, ahora sólo me hace falta mantenerme y seguir dando la batalla en los cuadriláteros. Mi cuerpo dice que no está cansado, soy una persona que entrena diario, como si fuera un novato, para darle al público la misma imagen que le he dado siempre”.

La lucha contra el tiempo no podrá ganarla y es una realidad que el ocaso de su carrera se acerca, pero está consciente de ello. Es por eso que se mantiene en forma para ser un ejemplo para sus hijos, que seguirán sus pasos: “Es un orgullo poder ayudar a mis hijos, enseñarles el camino recto que deben llevar. Si ellos tienen ganas y buenas aspiraciones, deben seguir ese camino porque no faltará quien los trate de sacar por el lado  derecho, por el izquierdo, que por acá está más corto y vas a llegar más rápido, etcétera. Para esto tienen que hacer historia, tienen que batallar, hacer los cimientos fuertes como los de un edificio para que no se caigan. A mí lo que me ha dado la lucha me lo ha dado con gusto y lo que tengo se lo debo al deporte”.

“El Príncipe Maya” seguirá deleitándonos un tiempo más con su gran estilo para luchar y para finalizar la entrevista  hace una recomendación: “Mis hijos nunca me han visto un cigarro en la boca o una botella de vino, no me han visto llegar a la casa borracho, no le encuentro chiste a eso. Un consejo para todos los padres de familia: que cuiden a sus hijos de las adicciones”.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*